Informativo del Rectorado No. 210

Hacia el Plan de Metas 2012-2014 de la UDELAR

En abril, al considerar su agenda prioritaria, el Consejo Directivo Central de la UDELAR resolvió, entre otras cosas: “Integrar una Comisión con un representante de cada Orden, uno de cada Área y el Rector, a efectos de la elaboración de una Propuesta de Metas Julio 2012-Junio 2014, a someter a la consideración del Consejo Directivo Central cuando se incorporen los delegados de la Asamblea General del Claustro que actuarán durante ese período.”

Se trata de organizar, en lo que resta del otoño, un conjunto estructurado de propuestas que, en invierno, den lugar al debate más amplio y a las decisiones más sólidas que sean posibles para, en primavera, llevar a un nivel más alto el proceso de cambios, orientado por las resoluciones unánimes de las Jornadas Extraordinarias del Consejo Directivo Central  de 2007 y las que en función de ellas se han venido adoptando e implementando desde entonces.

Mencionemos algunas Metas posibles, que están ya siendo consideradas y aún impulsadas.

Si trabajamos bien –sumando rigor y fervor– las próximas elecciones universitarias de la primavera de 2013 tendrán una significación especial. Incluirán la elección de los órganos colectivos de cogobierno de cinco Servicios Universitarios nuevos: la Facultad de Artes, la Facultad de Información y Comunicación, el Centro Universitario Regional del Noroeste, el Centro Universitario Regional del Noreste, y el Centro Universitario Regional del Este. A la multiplicación de carreras y actividades en el Interior, hoy en pleno desarrollo, se agregaría un gran paso adelante en materia de descentralización y regionalización de las decisiones.

A fines de 2013 debe estar culminado el proceso general de revisión de Planes de Estudio dispuesto por la Ordenanza de Estudios de Grado, con la que la Universidad cuenta desde el 30 de agosto de 2011. ¿Qué está pasando con eso? Hay no pocas dificultades, pero no son menores los esfuerzos puestos en juego, a juzgar por los informes vertidos por los representantes de los Servicios en la última sesión del Consejo Directivo Central, de los que surge que –como lo dijo explícitamente uno de ellos– se está horadando la “estructura tubular” tradicional de separación no sólo entre Facultades y otros Servicios sino también, en más de un caso, entre carreras de una misma Facultad.

Por eso y por varios otros motivos –entre los que cabe destacar el vigorizado trabajo de las Áreas desde su reagrupamiento el año pasado– en una presentación ayer en las IV Jornadas de Gestión Universitaria Integral de la Facultad de Psicología, me animé a conjeturar que “la estructura de 1908 se bate en retirada”. Quiero aclarar esa frase en jerga de universitario viejo. La Ley Orgánica de 1908 tuvo un gran mérito y un gran defecto; por un lado abrió una posibilidad a la representación indirecta del estudiantado en la conducción de la institución, que en 1958 se convirtió en cogobierno con representación estudiantil directa. Por otro lado, cristalizó una estructura académica de “confederación de facultades”, poco afín a la colaboración interdisciplinaria que es un rasgo definitorio de la universidad. Pocos años después de la victoria de 1958, el Rector Maggiolo señalaba que ésta era una asignatura que la Reforma había dejado pendiente. Esfuerzos de larga data parecen acelerarse hoy para avanzar hacia el pago de esa deuda.

Desde este Informativo colaboraremos especialmente durante las próximas semanas a dar cuenta de lo que se haga en torno a la elaboración del Plan de Metas. Hoy podemos informar que ayer se instaló la Comisión que estudiará la culminación del proceso que lleva hacia la Facultad de Artes. Se volverá a reunir el 13 de junio, tras la mayor consulta posible a los colectivos directamente involucrados, para encarar en especial el Proyecto Académico y los plazos que han de enmarcar el proceso.

Es tiempo de redoblar para demostrar con hechos que la Universidad, autónoma y cogobernada, puede transformarse a sí misma.

Deja un comentario