Sitio de la UdelaR

Sábado 1 de Noviembre de 2014
Ir al contenido

Noticia seleccionada

“Estoy en contra del elogio de la demora”: Arocena responde a queja por plazos de la reforma de la Ley Orgánica

El rector de la Universidad de la República (UDELAR), Rodrigo Arocena, objetó el viernes 25 a quienes sostienen que no están dadas las condiciones para un pronunciamiento “tan rápido” sobre el anteproyecto de Ley de actualización de la Ley Orgánica: “Hace 28 meses que lo estamos discutiendo. Respeto los tiempos, pero no comparto el elogio de la demora, el elogio de la lentitud”, respondió a Ana María Mizraji en el programa La Noticia y su Contexto. “Las instituciones públicas autónomas y cogobernadas tienen que mostrar que también son ágiles. Estoy en contra del elogio de la demora”, dijo.

La periodista replicó que algunos estudiantes contrastan el actual debate con los siete años que precedieron la aprobación de la Ley Orgánica de 1958. “¿Queremos volver al país lento de otra época?”, cuestionó el rector. “¿O aprovechamos las nuevas coyunturas económicas y culturales que se le ofrecen al Uruguay para avanzar rápidamente? ¿Es un mérito haber demorado siete años para elaborar un proyecto de Ley, o es más bien un reconocimiento de que el país no valoraba los tiempos?”.

En el programa de Televisión Nacional de Uruguay, Arocena definió la actualización de la Ley Orgánica como una herramienta para la reforma universitaria que, “revitalizando los principios de autonomía, cogobierno, compromiso social, gratuidad, ayude a que la Universidad tenga en el siglo XXI la capacidad de cambio, la dinámica, la capacidad de crear cosas nuevas, de vincularse mejor con la sociedad”. Recordó que recientemente el Consejo Directivo Central resolvió “por unanimidad que sin desmedro de que hay que discutir todo cuidadosamente, corresponde hacer un esfuerzo para que antes de fin de año haya una propuesta universitaria”.

El rector subrayó que la UDELAR es la única institución pública autónoma y cogobernada. “Cuando el Uruguay está discutiendo la creación de nuevas instituciones de enseñanza terciaria –el Poder Ejecutivo tiene que enviar las propuestas de dos nuevas leyes orgánicas-, ¿no es razonable que la institución decana de la enseñanza nacional autónoma y cogobernada proponga ella también sus vías de cambio?”

Entre varios aspectos que requieren actualización, Arocena citó “un solo ejemplo para no entrar en tecnicismos: Hoy la Universidad está formada esencialmente por facultades. Nosotros queremos crear centros universitarios regionales en el interior que colaboren con los actores sociales de esa región, que tengan gran nivel académico y autogobierno. Y queremos que tengan el mismo peso en la vida de la Universidad que cualquier facultad. Pues la Ley Orgánica actual no nos ofrece ese marco (…) En los años 50 el país pensaba que toda la enseñanza universitaria estaba en Montevideo y que la única manera de organizarse era a través de facultades”, explicó.

Rectorado 2010-2014

Consultado sobre si es candidato a la reelección, el rector consideró “con mucha modestia”, que ha “cumplido las tareas para las que vine a colaborar”, y reiteró que añora la docencia por lo cual “estaría muy feliz de volver”. No obstante, “en el caso de que pueda servir como confluencia de muchos actores –el movimiento estudiantil organizado entre ellos-, para el despegue de la reforma universitaria, me considero un militante de la tarea y estaría a la orden”.

Sobre la falta de quórum en las últimas convocatorias de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEUU), Arocena expresó “respeto” por la dinámica de todos los gremios “en las que el rector no debe interferir”, preocupación “porque la FEUU es un actor fundamental no sólo de la vida universitaria sino de la vida nacional”, pero también “optimismo: yo soy un viejo militante estudiantil ¡y vaya si habremos tenido etapas difíciles en distintos momentos de la historia!”

El rector celebró la eventualidad de una competencia. “La universidad es un ámbito abierto y plural y se pueden presentar diversas opciones y candidaturas. No sólo es posible sino extremadamente deseable. El debate que precedió a la elección rectoral de 2006 fue probablemente el más intenso en las últimas décadas, y fue el que en 2007 permitió iniciar el proceso de cambios que apunta a la nueva reforma universitaria”.

Presupuesto y acreditación

Acerca de la propuesta universitaria para el presupuesto quinquenal, Arocena reiteró conceptos adelantados en la última publicación de su blog. El “piso” estaría en el mantenimiento del porcentaje del PBI, y el “techo” sería el incremento del 70% otorgado en el período anterior. “Hay otras necesidades para atender y además se van a crear dos nuevas instituciones de enseñanza terciaria: El Instituto Universitario de Educación y el Instituto Terciario Superior”, explicó.

El rector se mostró de acuerdo con destinar 6% del PBI al presupuesto de la Educación: “El Uruguay debe avanzar gradual y sostenidamente hacia eso. Todos los países que han logrado niveles de convivencia y de calidad de vida importantes han llegado o superado esa meta”.

Interrogado sobre los alcances de la Agencia de Acreditación y Evaluación de las carreras universitarias y la percepción de que la UDELAR no quiere ser evaluada, Arocena respondió que “todas las carreras que se presentaron al proceso de acreditación del Mercosur –que lo hicieron voluntariamente-, fueron evaluadas y acreditadas: Agronomía, Ingeniería, Medicina, Arquitectura. Desde hace muchos años hay procesos de evaluación de las facultades y otros servicios universitarios con participación de gente del exterior. Por consiguiente la Universidad mayoritaria y vocacionalmente quiere rendir cuentas y ser evaluada”.

Con relación a la participación de la UDELAR en la evaluación de la enseñanza terciaria privada, preguntó: “Si usted quiere poner un liceo privado ¿Qué tiene que hacer? La ANEP lo evalúa. Si usted quiere poner una universidad privada no tiene que pedirle permiso a la UDELAR sino al Ministerio de Educación y Cultura, que tiene una comisión asesora donde hay gente de distintas instituciones incluso la UDELAR. ¿A usted le parece que la Universidad de la República no tiene que estar en una comisión evaluadora? Creo que no es un derecho de la UDELAR sino un deber”.

Arocena no quiso responder si la calidad de la formación académica pública es superior a la privada. “No querría de ninguna manera sentir que tengo la capacidad para evaluar cada carrera de cada universidad privada. Nosotros no competimos con nadie, no estamos a la búsqueda de clientes. La obligación de la UDELAR es hacer enseñanza del mejor nivel, creación de conocimientos y utilización de conocimientos al servicio del país. Cuando lo podemos hacer en colaboración con las instituciones privadas lo hacemos. La UDELAR tiene más de un convenio con universidades privadas”.

En cambio respondió sobre la calidad de la UDELAR. “Nosotros tenemos algunas carreras de excelencia y otras notoriamente no tanto. Por eso una de las líneas de la reforma universitaria se llama Fomento de la calidad en toda la UDELAR y aquellos servicios universitarios que consideran que tienen debilidades lo plantean y se colabora a que las examinen y las superen”. Sin embargo, el rector destacó que “en todos los campos de la cultura y del conocimiento tenemos fuerzas muy importantes: El Uruguay puede estar tranquilo. Cada vez que se evalúa, por ejemplo a los investigadores del país, está claro que la gran mayoría trabaja en la UDELAR. Eso da cuenta de un largo proceso de creación de capacidades”.

Publicado el viernes 25 de junio de 2010
RSS

Recursos multimedia vinculados con esta noticia

Arocena en Canal 5

Buscar un artículo

Coincidencia de texto
Categoría en la que fue publicado
Publicado desde
Publicado hasta

Categorías de artículos publicados