Sitio de la Udelar

Sábado 18 de Setiembre de 2021

Noticia seleccionada

Desarrollo social: Impronta del Diseño en la Udelar

Encargado de Dirección de la Escuela Universitaria Centro de Diseño, Daniel Bergara. El encargado de dirección de la Escuela Universitaria Centro de Diseño (EUCD), Daniel Bergara, informó al Portal de la Udelar sobre el proceso de inserción de la carrera en la Universidad de la República, la oferta laboral para los profesionales del diseño, y el rol social del diseñador. “Nosotros hablamos de la figura del diseñador para el desarrollo”, explicó.

Bergara adelantó que a partir de julio o agosto y a través de un convenio entre la FARQ y el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), la EUCD trabajará en un programa de microemprendimientos productivos del MIDES, en una primera instancia en San José, Montevideo y Canelones, apoyándolos para que se transformen en emprendimientos rentables.

A pedido de Bergara, en la larga entrevista también participaron las asistentes académicas Agustina Bello, María José López y Pilar Irureta Goyena, que junto a él conforman lo que define como “equipo de dirección” de la EUCD.

Breve historia

Hasta 2009 la EUCD fue el Centro de Diseño Industrial (CDI), creado en 1988 como un proyecto de cooperación entre el gobierno italiano y el gobierno uruguayo, mediante el cual el Centro de Análisis Social de Roma se encargó de llevarlo adelante. Desde entonces dependía del Ministerio de Educación y Cultura (MEC).

Hoy la Escuela está integrada a la Facultad de Arquitectura (FARQ), pero sigue funcionando en el viejo edificio de la calle Miguelete que sirvió de cárcel durante varias décadas. El edificio está dado a la EUCD por el MEC en un comodato de 20 años, pero ya tiene rebasada su capacidad locativa y presenta importantes problemas estructurales y de mantenimiento.

- ¿Hasta cuándo duró la cooperación italiana?

- La cooperación italiana se mantuvo hasta 2005, lo cual le dio al CDI una particular visión de la disciplina, marcada por la experiencia italiana del diseño. Y eso se refleja también en quienes fueron en su momento los docentes visitantes que tuvimos en Uruguay. Hay que recordar que aquí estuvieron Bagnoli, Angelini, van Onk, importantes diseñadores que dejaron en Uruguay esa impronta que tiene el diseño italiano, con un especial énfasis en el trabajo destinado al sector productivo y a las micro y medianas empresas. Eso también refleja un modelo italiano de desarrollo económico y productivo. Estamos hablando de una Italia de mediados de la década de 1980 en la que se empiezan a ver, sobre todo en la parte textil, los inicios de lo que luego serían los conglomerados en materia de diseño. En Uruguay, sin embargo, empezamos a hablar de los conglomerados recién a partir del año 2005.

Tuvimos entonces una influencia italiana, incluso con la posibilidad de que muchos docentes y estudiantes fueran becados en Italia para hacer experiencia. A partir del año 2000 y hasta 2005, en la última instancia de la cooperación, se empiezan a formar en el CDI las maestrías y los posgrados a nivel del Mercosur, donde participaba gente de Chile, Argentina y Brasil. Muchos de estos cursos se realizaban aquí, otros en Uruguay y Argentina, y algunos se terminaban en Italia. En 2009, por decreto de la Presidencia de la República, el CDI pasó a la órbita de la Universidad de la República (Udelar) y dentro de ella a la Facultad de Arquitectura (FARQ).

Esto ha sido una transición, una búsqueda y un camino de dónde integrarnos a la Universidad. El pasaje del CDI a la Udelar empezó a gestarse en 2005. Al principio se estuvo analizando con la Dirección de Educación del MEC dónde era más conveniente que se integrara. Y hubo un acuerdo de los tres órdenes del CDI -docentes, estudiantes y egresados- de que el mejor lugar para la disciplina y el desarrollo del conocimiento estaba en la Udelar. Al principio hubo un triunvirato formado por el Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes y las facultades de Ingeniería y de Arquitectura. Finalmente se decidió que asumiera la Facultad de Arquitectura y en 2009 nos constituímos en escuela universitaria, que es lo que somos hoy: Escuela Universitaria Centro de Diseño.

- ¿Cómo funciona la EUCD dentro de la estructura de cogobierno de la FARQ?

- Tenemos nuestro propio claustro y comisión directiva, y las decisiones que toma la Comisión Directiva pasan por el Consejo de la FARQ para ser avaladas. Todos los estudiantes del EUCD son estudiantes de FARQ, y los docentes lo mismo, pero no participamos de la elección del Claustro de la FARQ.

- ¿Entonces no tienen una representación con voz y voto dentro de la estructura orgánica de Udelar?

- No, aún no.

- En el proceso de integración a la FARQ, ¿cuál ha sido la experiencia y cuáles son las perspectivas, las cosas que ustedes ven como desafíos o como posibilidades?

- Hay que tener en cuenta que todos nosotros, los integrantes del equipo de dirección, somos egresados del CDI, que tenía una dinámica diferente a la que tiene Udelar. Entonces primero hemos tenido una instancia grande de aprendizaje del funcionamiento, de la lógica, de los métodos, de las gestiones y del lenguaje universitario, que todavía estamos aprendiendo.

Hemos tenido muchisimo apoyo en la FARQ y en los distintos ámbitos de Udelar con los que tenemos contacto, y también mucha paciencia por parte de ellos. También fue necesario aprender qué es Udelar para saber adónde queríamos proyectarnos. Estamos en un momento de muchos cambios y reestructuras internas por lo mismo: porque teníamos que repensarnos y entender cómo podíamos 'vivir' dentro de la Udelar y entender la FARQ, y nuestro lugar en ella.

Aquí hay dos lógicas: una es la del CDI hasta el momento del pasaje, y la otra es la lógica Udelar. Entonces, lo que queremos es rescatar lo mejor de nuestra historia y proyectarlo en lo mejor de la Udelar. A su vez la Universidad se está repensando continuamente y cambiando, y estos cambios son también en la interna de la FARQ, que está viviendo un momento importante con la expansión y sus nuevas licenciaturas vinculadas al diseño.

El desafío es cómo nosotros, desde nuestra experiencia, podemos volcar lo mejor de lo que ha sido el centro de diseño -fundamentalmente el saber en el hacer, que es lo que mejor hemos desarrollado con todas esas redes que tenemos a nivel social- y ponerlo en beneficio de la Udelar. La Udelar a su vez tiene unos mecanismos complejos a nivel de las funciones de extensión, investigación y enseñanza, y tenemos que ver cómo nosotros nos vamos adaptando a eso para poder mejorar nuestro quehacer.

- ¿Cuántos estudiantes ingresan y egresan cada año de la EUCD?

- Cada año se inscriben alrededor de 500 estudiantes, y desde 2007 ingresan hasta 200 estudiantes repartidos en las dos opciones: diseño textil y diseño industrial. El primer año es conjunto y luego se divide equilibradamente entre las opciones. También esto es toda una readecuación, ya que teníamos una matrícula de 30 estudiantes por año hasta 2005, que pasó a 60 en 2006, y a 200 desde 2007. De esa generación estarían egresando ahora unos 50 estudiantes por cada una de las dos orientaciones.

- ¿Cómo se selecciona a los estudiantes que ingresan?

- Desde 2007 los aspirantes realizan un curso introductorio de un mes, que forma parte del primer año de la carrera. Se eliminó el examen de ingreso y se suplantó por este curso formativo que a la vez puede ser evaluado, para generar una lista de prelación y así definir quiénes siguen cursando ese primer año. La evaluación se realiza durante el curso, mediante ejercicios referidos a cada una de las áreas que participan en el curso introductorio, que son las que están involucradas en el primer año de la carrera. En 2007, junto con la ampliación de la matrícula a 200, se abrió un turno vespertino y los ingresos se dividen entre los dos turnos. Ese número viene de una realidad institucional que hace imposible tener más estudiantes hoy.

Tanto a nivel edilicio como presupuestal, o de cantidad de docentes, estamos muy ajustados, y queremos dar una respuesta acorde a lo que la Universidad se merece, que es una enseñanza de calidad.

- ¿Es posible la movilidad horizontal de los estudiantes entre la EUCD y la FARQ?

- No. Ese es un gran debe que tiene la FARQ. Incluso aparece en la agenda 2011-2013 del decano como uno de los grandes problemas. La facultad ha crecido en la oferta de licenciaturas, pero no ha logrado cambiar una realidad que debiera ser muy otra, con posibilidades de cruzar transversalmente de una carrera a otra. Es decir, pensar en clave de la nueva universidad. Hoy estamos con este tema en la agenda, para estudiarlo y poder dar soluciones.

- ¿Hay materias en común entre la EUCD y las otras carreras de la FARQ?

- Si bien cada carrera o licenciatura tiene sus especificidades, se podrían optimizar los recursos humanos. En esto, tanto FARQ como EUCD estamos muy claros en el diagnóstico. Podemos y debemos optimizar los recursos humanos que tenemos. Porque incluso se da que hay docentes que lo son en ambos servicios. Tenemos un cuerpo docente que desde el punto de vista de la estructura académica debería funcionar mejor.

En este momento estamos en un proceso de homologación por parte de la Udelar del plan de estudios que viene de cuando dependíamos del MEC. Superada esta instancia -que sucederá en breve-, pasaremos al compromiso del desarrollo del nuevo plan de estudios durante 2012, y a la implementación de una nueva estructura académica, lo cual tiene que ver también con los cambios que se den en la FARQ. Tenemos que comunicarnos mejor con la FARQ, porque allí se empieza a generar todo un movimiento y nosotros acá generando el nuestro; estos movimientos deberían acompasarse en lo relativo a los objetivos y la estrategia a seguir. Estamos trabajando en eso. Somos muy nuevos, tenemos muchísimas cosas para hacer, las ganas es lo que nos sobra, y encontramos en FARQ interlocutores muy válidos para llevar adelante este proceso.

- ¿De qué carreras son egresados los docentes de EUCD?

- Tenemos docentes que vienen de psicología, sociología, administración, arquitectura, derecho, humanidades, bellas artes, y también muchos egresados de la EUCD. Esa es un poco la peculiaridad de la EUCD, que tiene que ver con la disciplina misma.

- Observando la oferta actual de carreras en Uruguay, cabe preguntarse: ¿por qué hay tanta oferta de carreras que tienen que ver con el diseño? ¿Responde al crecimiento de un campo laboral que está demandando este tipo de profesionales o sucede que todo lo que tiene que ver con el diseño está de moda?

- Si bien es claro que la moda ejerce influencia, como también sucede en otras carreras, el diseño como tal ha cobrado auge a nivel mundial desde 1980-90. Esto tiene que ver con el sistema económico global, del cual el diseño es parte, por lo que se genera una demanda de diseño. A su vez, hoy nadie puede pensar en lo empresarial sin tomar en cuenta la herramienta competitiva que aporta la disciplina del diseño. El diseño está incorporado como una de las lógicas del sistema productivo, entonces hay demanda de profesionales, y eso genera la necesidad de formar nuevos, tarea que a nivel mundial está a cargo de escuelas de diseño y no necesariamente de las universidades. Esta realidad global se refleja también en nuestro medio.

En materia profesional tenemos dos vertientes. Una es la de diseño textil, en la que los profesionales rápidamente se incorporan al mercado y el índice de desocupación es bajo, al punto que muchos estudiantes lo hacen antes de recibirse. En materia industrial la perspectiva es otra. Tenemos un entramado industrial con algunas características que hacen más difícil la aceptación e incorporación del diseño en la mediana empresa. Pero al mismo tiempo se percibe que hay un sector de la micro y pequeña empresa -que constituye un número muy importante de emprendimientos en donde la función no está contemplada- en el que el diseñador puede cumplir un rol muy importante para lograr el despegue y la sostenibilidad de esos emprendimientos. En nuestra carrera de diseño hay una convicción de que a corto y mediano plazo es necesario apuntar fuertemente a ese sector.

- La pequeña y mediana empresa ¿también percibe la necesidad de trabajar más el aspecto del diseño en sus productos?

- Hay mucha demanda pero muchas veces los mismos demandantes no tienen muy claro, al comienzo, para qué sirve el diseñador. Cuando lo comprenden la cosa cambia. Por lo general la relación comienza porque el empresario busca a alguien que le mejore la estética de su producto, y termina dándose cuenta que el diseñador le soluciona un montón de cosas que él no sabía que formaban parte de las competencias del diseñador. Esto mirando el asunto desde la perspectiva de la empresa. Pensémoslo también desde el rol del diseñador en el Estado y en la sociedad toda: Nadie puede pensar en un sistema de alumbrado público sin pensar en las características sociales o culturales que debe contemplar el artefacto lumínico, o el sistema de alumbrado; entonces el diseñador interviene en el sistema con el producto mismo.

- ¿Hay mucha gente que trabaje desde aquí para el exterior?

- En diseño cada rubro tiene características propias. El tipo de diseño que suele ser contratado desde el exterior es el diseño web y gráfico. Los diseños industrial y textil, que trabajan más con lo tangible, hoy no son tan reclamados desde afuera. De todas formas, en textil se trabaja muchísimo porque las empresas directamente lo hacen para el exterior. Hoy, los principales empleadores de diseñadores textiles tienen la forma llamada trading: diseñan y administran acá, fabrican en China y venden en Argentina y Brasil. Generalmente son empresarios textiles que después de la crisis reconvirtieron sus negocios. Esta modalidad empezó fuerte en 2004 y hoy hay empresas que tienen su departamento de diseño con 80 diseñadores, un piso de un edificio lleno de equipos de diseño. No hay tanto diseñador que teletrabaje sino empresas que trabajan internacionalmente.

- ¿La EUCD no enseña diseño web y gráfico?

- No. Hay una asignatura en primer año, Diseño Gráfico, donde se incursiona en el mundo de la gráfica y del packaging; en segundo año tenemos Packaging, pero diseño web, no. La faceta gráfica del diseño hoy está en la oferta específica de la Licenciatura en Comunicación Visual (LCV), nueva carrera compartida entre Bellas Artes y Arquitectura.

- ¿Están pensado en realizar actividades conjuntas en el futuro con la LCV; ven a esa licenciatura como un campo cercano?

- Quizás una de las características más valiosas y propias del diseño es estar abierto a todos los campos de acción. ¿Qué significa esto?. Que el producto tiene toda una instancia de comunicación, tanto industrial como un electrodoméstico, en el diseño de los comandos, por ejemplo, pero también en cómo el packaging comunica, y ahí interviene el diseño gráfico.

Necesariamente uno tiene que estar en contacto con toda la parte de comunicación, y quienes tienen más especificidad en esto es quizá la LCV. Entonces, indudablemente que tiene que haber muchos puntos de intercambio a nivel profesional. Pero pensemos en el desarrollo de nuevos conocimientos, donde también hay muchos lugares desde donde interactuar. Por eso, una currícula que contemple la posibilidad de trabajar transversalmente desde un lugar y desde otro, va a enriquecer los saberes de la disciplina.

Por otro lado, la estrategia de esta dirección es abrirnos a todo el entramado social. En razón de esto ya tenemos diversas actividades. A través de esa función universitaria que es la Extensión, trabajamos con organizaciones o sectores de la población que necesitan mejorar su calidad de vida a través del desarrollo del diseño. También trabajamos con otras organizaciones que intervienen en la trama social, como la Cámara de Industrias, la de Comercio, la Unión de Exportadores, y en instancias de caracter publico-privado, como los conglomerados desarrollados por el Ministerio de Industria y la OPP. La EUCD participa en todas estas intancias porque creemos que cuando el aporte del diseño está presente, el nivel de lo que produce el país, mejora.

-¿Cómo se mejora la calidad de vida a través del diseño?

- A partir de julio o agosto, por ejemplo, vamos a trabajar a través de un convenio entre la FARQ y el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES), en un programa de microemprendimientos productivos en San José, Montevideo y Canelones, apoyándolos para que se transformen en emprendimientos rentables. Uno piensa en diseño industrial, y a veces se olvida que nuestro país tiene características particulares, como la actividad artesanal, que es muy importante, y entonces surge una nueva forma de trabajar con la gente desde el diseño. Podríamos decir que es un diseño menos industrial y más humano, de trabajo con artesanos y con las comunidades, de mejora y viabilidad de la artesanía, elevando su calidad para que realmente sea un medio de vida para las personas que se dedican a ella, donde nosostros aprendemos también a valorar el trabajo a mano.

Puede parecer raro que un diseñador industrial trabaje en estas cosas. Nosotros hablamos de la figura del diseñador para el desarrollo. Tenemos una experiencia realizada por 4to. año Industrial que, en el último semestre, desarrolla una práctica profesional. El año pasado, en tren de reformular la práctica profesional, trabajaron con la Cooperativa Amarantos. En otros años trabajábamos con empresas y ahora, como fruto de un debate interno en la Escuela, vimos que hay otros niveles donde se puede trabajar. La reformulación es hacia una práctica profesional enfocada en la dimensión social del diseño. El año pasado trabajamos con seis organizaciones focalizando en igual número de derechos humanos: derecho a la vivienda, alimentación, educación, salud, trabajo, y seguridad social.

Los estudiantes se repartieron entre esas seis organizaciones y trabajaron con textos críticos. Sobre derecho a la educación, tres grupos lo hicieron con un club de niños de El Abrojo: uno terminó haciendo una huerta orgánica vertical para aprovechar el espacio; otro trabajó en el taller de plástica, generando materiales para que los gurises pudieran manipular las hojas, los pinceles y las pinturas sin enchastrar la casa; y el tercero trabajó con un espacio recreativo, multiuso. Estos son ejemplos de otras aplicaciones posibles de la profesión, de que no necesariamente tenemos que estar vinculados a la industria en sí o a una fábrica.

De estas experiencias, en lo que hace a la especificidad del diseño, es especialmente destacable el secador artesanal de semillas que hicieron en la Cooperativa Amarantos. Se llegó a una resolución técnica, pero desde una perspectiva social, que es diferente a pensarlo solo desde la ingeniería. Cuando nosotros vamos desde el diseño y entramos por el lado social, entendemos que hay que utilizar materiales de bajo costo y contemplar la usabilidad, etc. Todos estos aspectos son los que hacen a la especificidad del diseño. Los diseñadores somos grandes articuladores y nuestro modo de trabajo es en equipo. Cuando nos paramos ante un proceso, como puede ser una cadena productiva, tenemos que articular con proveedores, con el ingeniero de la planta, con el encargado de marketing, lo que implica atender las particularidades para llegar al todo.
Publicado el jueves 16 de junio de 2011

Recursos multimedia vinculados con esta noticia

Agustina Bello, Daniel Bergara, María José López, Pilar Irureta Goyena Agustina Bello y Daniel Bergara María José López y Pilar Irureta Goyena Agustina Bello y Daniel Bergara Daniel Bergara y María José López Agustina Bello, Daniel Bergara y Pilar Irureta Goyena Encargado de Dirección de la Escuela Universitaria Centro de Diseño, Daniel Bergara.
Agustina Bello y Daniel Bergara
 
 

Buscar un artículo

Coincidencia de texto
Categoría en la que fue publicado
Publicado desde
Publicado hasta

Categorías de artículos publicados