Sitio de la Udelar

Viernes 22 de Setiembre de 2017

Noticia seleccionada

No oponerse a la mercantilización de la educación «sería una omisión histórica imperdonable»

El ex rector de la Universidad de la República (Udelar) y uno de los promotores de la integración universitaria regional, Jorge Brovetto, dijo el jueves 21 que el actual impulso político a la educación en la región, «implica la responsabilidad de encarar una firme defensa de la educación como un bien público -no como un objeto de mercado-, y de oponerse frontalmente» a su mercantilización.

Ante el numeroso público que compareció a la ceremonia de entrega de su título de Doctor Honoris Causa por parte de la Udelar, Brovetto dijo que «perder la oportunidad o dejar que se tome el camino equivocado sería una omisión histórica imperdonable».

El acto fue presidido por el rector Rodrigo Arocena, a quien acompañaron en la mesa –además de Brovetto-, el académico brasileño y ex director de Educación Superior de UNESCO, Marco Antonio Dias, los ex rectores Rafael Guarga y Samuel Lichtenztejn, la intendenta de Montevideo, Ana Olivera, el ministro de Industria, Energía y Minería, Ernesto Kreimerman, y los decanos de Química, Eduardo Manta, y de Ingeniería, Héctor Cancela. Estos últimos tuvieron a su cargo la laudatio, discurso de elogio que expone los motivos del otorgamiento del título honorífico.

Antes de entregarle el título de Doctor Honoris Causa, Arocena expuso un testimonio personal: «Como rector recién electo me tocó tratar con el ministro de Educación y Cultura de la época, y pude comprobar -algo previsible pero nada trivial-, que el ministro Brovetto defendía los mismos principios que el rector Brovetto».

Siendo aun un estudiante liceal, Brovetto recibió de sus padres un regalo «que sería el último: un libro sobre la vida de Pasteur de Vallery Radot», recordó. «Me lo entregó mi padre con un hermoso pergamino que él había escrito recogiendo un manifiesto de Pasteur a los jóvenes: “No se dejen dominar por un escepticismo estéril, ni los desalienten las tristezas de ciertas horas que se ciernen como sombras sobre la Humanidad. Piensen en la serena paz de los laboratorios y las bibliotecas. Interróguense ante todo qué hecho puede ilustrarme y cuando hayan adelantado en ese camino, interróguense nuevamente. Qué he hecho por mi patria. Hasta el día que puedan tener la dicha infinita de pensar que han contribuido en algo al progreso y al bien de la humanidad”». Brovetto dijo que fue en la Udelar que encontró el espacio para llevar a la práctica el mensaje de Pasteur.

En lo previo, Manta recordó que el reconocimiento otorgado es reservado «a personas que prestaron contribución notable al progreso de la ciencia, la cultura o el bienestar humano», y precisó que la resolución del Consejo Directivo Central consideró el destacado papel de Brovetto en la defensa de la educación pública y los principios universitarios durante su rectorado, así como su importancia en la creación y desarrollo de la Asociación de Universidades Grupo Montevideo (AUGM), lo que tiene una trascendencia regional.

El vicerrector de la Udelar recorrió lentamente la trayectoria del homenajeado. Sus estudios en la enseñanza pública, su militancia estudiantil desde que ingresó a la Facultad de Química en la década de 1950. Señaló que Brovetto «se adelantó» a la Ley Orgánica porque fue consejero estudiantil en el CDC en 1958, previo a la creación de la norma que reservó un lugar para los estudiantes en la conducción política universitaria. Reseñó brevemente sus estudios en el exterior, sus primeros pasos como docente, y su contribución al conocimiento al establecer «la relación entre las proteínas y su actividad biológica en su actividad tridimensional», en una época en que se conocía solamente la relación en dos dimensiones. También destacó su formación junto a Juan Alberto Coch y Roberto Caldeyro Barcia.

Compromiso, solidaridad y responsabilidad social

Historió que llegó a ser profesor titular de Bioquímica cuando tenía 37 años, pero renunció poco después cuando la dictadura intervino la casa de estudios. Para entonces, alrededor de 1975, Brovetto diseñó junto a su esposa y también química un procedimiento industrial para aislar la heparina (un anticoagulante), «desarrollando tecnología y agregando valor a productos naturales, y como si eso fuera poco, aplicando un método biotecnológico». Manta elogió a Brovetto: «¡Miren la época! hubo alguien que nos marcó el camino en la tarea de agregar valor a través del conocimiento».

Tras el retorno a la democracia y la creación de AUGM en 1991, Manta recordó que la defensa de los principios universitarios tuvo que ser llevada adelante en un momento en que el apogeo del neoliberalismo «era fatal tanto en el escenario mundial como el regional».

El decano Héctor Cancela, por su parte, destacó tres aspectos de la acción de AUGM: «la red de universidades como ámbito de creación académica relevante para el desarrollo de nuestros países», su contribución «a la creación de una ciudadanía regional», y la generación de «un ámbito de reflexión, de generación de una visión política de defensa de la universidad pública, autónoma y cogobernada».

Cancela dijo que AUGM «ha sido siempre un espacio en el cual se han elaborado respuestas conceptuales y también prácticas, defendiendo la autonomía para poder –más allá de vaivenes de gobiernos de turno-, poner la formación de profesionales y la generación de conocimiento al servicio de las necesidades de crecimiento de largo plazo de nuestras sociedades».

Para Brovetto, el título de la Udelar tiene un significado especial: «Lo otorga el alma mater, nada menos que la Universidad de la República a la que tantísimo le debo. Mucho más que una valiosa formación profesional, mucho más que una hermosa e inigualable experiencia de vida… más que la formación intelectual inquieta y comprometida con el pueblo, más que una formación en valores y responsabilidades solidarias, lo que realmente debo a la formación publica uruguaya es la formación como ser humano, a secas», explicó.

En su formación, «la vida universitaria, no solo la académica sino más aun la del cogobierno y la defensa de la autonomía, se sumaron al ejemplo que traía de mis padres -él librero, ella maestra-, y al de mi hermosa familia construida con inmensa paciencia y amor por una mujer excepcional: Mi compañera de vida y de rumbo que excede la propia vida». Su esposa Antonia Gelabert falleció en agosto de 2009. «Aunque parezca paradójico, confieso que me siento feliz de tener una deuda así. Una deuda que se debe pagar con compromiso, solidaridad y responsabilidad social», dijo.

Si no fuera por sus pelos blancos

Este tipo de reconocimiento, «más allá de un destinatario explícito, tiene un destino colectivo mucho mayor que el individual, es un reconocimiento a muchísimas personas, autoridades y dirigente, docentes e investigadores, estudiantes y funcionarios, de esta querida universidad y otras universidades públicas de la región con quienes nos unen tantos proyectos y esperanzas compartidas, desvelos, luchas y logros comunes, sobre todo tantos ideales y principios».

Brovetto señaló que no cree «en los logros quiméricos ni en los protagonismos individuales cuando se trata de tareas trascendentes para la vida de los pueblos. Nuestra experiencia demuestra que no hay barreras, océanos ni cordilleras que impidan aunar esfuerzos cuando los objetivos y los valores son los mismos». Durante su discurso recordó el pionerismo del ex rector de la Universidad de Salta, Juan Carlos Gottifredi y de otros rectores de la región, así como la colaboración del ex director del Centro Extremeño de Estudios y Cooperación con Iberoamérica (CEXECI), Miguel Rojas Mix, y el propio Marco Antonio Dias.

Este cerró la parte oratoria destacando el papel de Brovetto en la región. «Su capacidad de acción es conocida en el mundo entero», dijo. Dias recordó su participación en el Foro Social Mundial de Porto Alegre, y en los preparativos de la Conferencia Mundial de Educación Superior que se celebró en París en 1998. «Él leía y preparaba todos los documentos previos a cada encuentro del grupo. Si no fuera por sus pelos blancos, alguien podía suponer que estaba frente a uno de los más aguerridos estudiantes», bromeó. «Ha hecho y sigue haciendo mucho más de lo que le pide la vida».

Brovetto dijo que el tema de la educación «ha ganado espacios prioritarios en la agenda política y en la consideración social de los países de la región (…) Esta nueva realidad abre inexorablemente espacios de acción para quienes estemos dispuestos a seguir batallando por incorporar a la educación y el conocimiento como factores prioritarios para el desarrollo económico y social de nuestros pueblos», alentó. «Con las fuerzas que aun nos resten durante el tiempo que nos quede por delante, cuenten con nosotros, nosotros contamos con ustedes».

Al acto asistieron prorrectores de la Udelar, decanos, docentes, graduados y funcionarios. Entre el público se destacó la presencia del vicepresidente y secretario ejecutivo de la AUGM, ministros, ex ministros, parlamentarios, intendentes, el ex presidente de la República Tabaré Vázquez, autoridades y legisladores.

Al cierre el conjunto de cámara de la Orquesta Juvenil del Sodre interpretó piezas de Mozart, Bach y Albinoni bajo la dirección del maestro Diego Naser Méndez.

Lea entrevista publicada por el Portal: Jorge Brovetto recibe título honoris causa: De ida y vuelta
Publicado el jueves 21 de noviembre de 2013

Recursos multimedia vinculados con esta noticia

Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Eduardo Manta y Héctor Cancela leen la laudatio
Jorge Brovetto
Rafael Guarga, Samuel Lichtenstein, Jorge Brovetto, Rodrigo Arocena
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto recibe el título de doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Marco Antonio Dias, Unesco
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
Jorge Brovetto: doctor honoris causa
 
 

Buscar un artículo

Coincidencia de texto
Categoría en la que fue publicado
Publicado desde
Publicado hasta

Categorías de artículos publicados