Sitio de la Udelar

Viernes 22 de Setiembre de 2017

Noticia seleccionada

Crítico y combativo, Carlevaro recibió Honoris Causa

Pablo Carlevaro: Doctor Honoris CausaEl paraninfo estaba repleto. Autoridades universitarias y de gobierno, docentes, estudiantes, integrantes del servicio de Extensión Universitaria, del programa Apex y público en general acompañó el viernes a Pablo Carlevaro al recibir el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de la República. En su discurso, el homenajeado se centró en el futuro «que deberá hacerse y ser necesariamente mejor». Habló de la Universidad, de la educación y señaló que la solución de bajar la edad de imputabilidad penal no ataca las causas sino apenas el síntoma de una patología social: «En lugar de asumir responsabilidad de todos, se la reduce a la de los ejecutantes».

La entrega del reconocimiento surgió de una propuesta del Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes (IENBA) y de la Facultad de Medicina, con el respaldo de la Asociación de los Estudiantes de Medicina (AEM). La laudatio fue compartida entre Samuel Sztern, director de la IENBA, Fernando Tomasina, decano de Medicina y Emiliano Vidal, representante de la Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay e integrante de la AEM. La mesa fue compartida por el rector de la Udelar, Rodrigo Arocena, y por los ministros de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich y de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman. El acto finalizó con la presentación del joven pianista Santiago Mesa.

Los oradores hicieron alusión, espontáneamente, a la contribución creadora de Carlevaro, marcando caminos a través de la confianza en cambiar la realidad y la defensa de las utopías. Rescataron su esfuerzo continuo por lograr la acción colectiva y su participación decisiva en momentos relevantes de la historia de la Universidad.

Vidal partió de los encuentros que han compartido los estudiantes con Carlevaro. Relató la transmisión de vivencias y enseñanzas de quien también fuera militante de la AEM, luego docente y decano de la Facultad, y su defensa por el trabajo en la comunidad. Remató su discurso con la frase de Bertolt Brecht: «Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles». Tomasina destacó que en todos los ámbitos el pensamiento de Carlevaro fue «colectivo, crítico y a la vez extremadamente respetuoso de la diversidad y de la participación de cada uno». Destacó que trabajó para que los procesos de enseñanza tuvieran como ejes al estudiante como sujeto del aprendizaje e insistió en su énfasis por balancear la formación en el espacio asistencial con el espacio comunitario y con el laboratorio. Tomasina dijo que la postura de Carlevaro ha sido «siempre crítica y combativa a toda posición conservadora», y parafraseando al homenajeado, lo describió: «Convencido siempre del error fatal que cometen los incrédulos de las luchas idealistas».

Sztern repasó la participación de Carlevaro en las instancias de discusión reformista que compartieron los militantes de del IENBA y de la Facultad de Medicina a fines de la década de 1960: «Ambos servicios propusieron que la enseñanza no estuviera más basada en el saber docente, sino en las necesidades formativas del estudiante». Tanto el plan de estudios de Medicina aprobado en 1968 como el que Bellas Artes proponía para sus estudiantes apostaron al fortalecimiento de la enseñanza en el ámbito comunitario. Destacó especialmente la defensa que hizo Carlevaro de la autonomía de la Udelar, antes y después de la dictadura, «porque no todos los universitarios estaban convencidos de sostenerla». Sztern valoró que en la implementación del programa Apex Carlevaro convocó a Bellas Artes a participar: «Con su clara perspectiva docente entendía al arte como parte de un programa de salud».

El rector fue sintético y cálidamente entregó el título de Doctor Honoris Causa a quien reconoció como un «abanderado del ideal latinoamericano de universidad». El Paraninfo entero se puso de pie y sonó un largo aplauso.

Más allá de los síntomas
En su discurso Carlevaro prometió hablar del futuro «que deberá ser necesariamente mejor». Se refirió a «lo mal valorado que ha sido el fuerte aporte institucional de la Universidad de la República» a lo largo de sucesivos gobiernos, lo cual ha sido acompañado por la negación de los recursos suficientes. Opinó que esto ocurre porque «los gobiernos no le perdonan la autonomía que tiene vigencia constitucional y que fue arrancada al poder político», «la negación de la autonomía significa desconfianza y miedo a la libertad», añadió, y sus palabras fueron interrumpidas por un fuerte aplauso. Expresó que la vida democrática en la universidad solamente es efectiva cuando existe participación y que a cada universitario hay que exigirle «mínimamente interés y preocupación por la marcha de la institución y ejercicio de la libertad de opinión consciente y generoso» y precisó que «si los estudiantes universitarios no se preocupan por las cuestiones de la Universidad no son sino usuarios de un servicio educacional gratuito. Si los docentes no lo hacen, no tienen allí más que una ocupación laboral importante con eventual beneficio para su progreso personal».

Acerca de los procesos de enseñanza, Carlevaro expresó que «lo esencial del quehacer se da en la intimidad educativa»; destacó la importancia de la enseñanza activa, de la incorporación crítica del conocimiento, porque enseñar a pensar genera la actitud y el hábito de cuestionar y liberar las ideas. Recordó los conceptos surgidos en la Reforma de Córdoba: «En la intimidad educativa y por cultura de reunión, se identifican los que enseñando aprenden con los que aprendiendo enseñan». Otro de los pilares del aprendizaje universitario debe ser la actividad en la comunidad, con la práctica de lo que él denomina «intimidad social»: «El contacto directo de los estudiantes con la gente genera una corriente de comunicación en paridad que permite establecer relaciones personales que en los jóvenes contribuye a su formación integral». Todos en la comunidad tienen algo para aportar, afirmó, «allí se aprende lo que no se puede apuntar en una libreta, lo aprendido se incorpora en el alma y para siempre». El desafío de la formación integral de los estudiantes debe ser reconocido y aceptado, indicó. «Dos horas semanales en la comunidad, no exageran la carga horaria de ninguna carrera y aseguran una experiencia humana invalorable», deslizó.

Enunció otras propuestas concretas para la educación. En primer lugar recomendó la lectura de los escritos de José Pedro Varela, para esquivar «la banalidad con que irrespetuosamente se habla de la educación». También se refirió a la descalificación de los que enseñan, siendo retribuidos «con salarios de penuria». Señaló la importancia que tiene la investigación para enriquecer la práctica docente y sugirió que la Administración Nacional de Educación Pública otorgue períodos sabáticos a profesores y maestros destinados a su superación académico. Dijo que la iniciativa les permitiría integrarse al ámbito de la Udelar «no para que reciban clases sino para incorporarse a tareas de investigación, para que puedan acercarse a la creación del conocimiento», explicó.

«Hay que desalambrar los límites institucionales para progresar en nuestro abordaje científico de los problemas de la sociedad», insistió.

Carlevaro reflexionó acerca de los temas que preocupan a la sociedad uruguaya. Dijo que inquietan la violencia, la participación de los jóvenes en hechos delictivos, la deserción en la educación, pero que ellos «no son sino síntomas de una enfermedad que afecta de un modo u otro a todo el cuerpo social», «la enfermedad de barrios enteros radica en la inequidad», afirmó. Sin embargo sobre la enfermedad y sus causas no hay suficiente advertencia ni discusión y con propuestas como la de bajar la edad de imputabilidad penal «en lugar de asumir la responsabilidad de todos, la reducen a los ejecutantes». Remarcó que «la inequidad es una enfermedad grave de la sociedad entera».

Afirmó que los fines de la Universidad adjudican a la institución una responsabilidad ética y que desde la Reforma de Córdoba las universidades de América Latina «han comprendido que deben estar al servicio del pueblo». En su opinión el aporte de la Udelar para el combate a la inequidad debe hacerse actuando «en plena intimidad social». Como ejemplo de los ámbitos y las acciones que funcionan con esa lógica mencionó a las escuelas, las policlínicas de atención primaria de la salud, iniciativas de algunas organizaciones no gubernamentales y programas puntuales del gobierno nacional. «Es la relación interpersonal la que permite que quienes actúan en la intimidad social realicen una suerte de acción catalítica que hace posible las transformaciones necesarias», aseguró, «la extensión es poner la universidad al servicio del pueblo».

Discurso completo de Pablo Carlevaro

Resolución del CDC

Ver entrevista de Portal de la Udelar a Pablo Carlevaro

Publicado el sábado 14 de junio de 2014

Recursos multimedia vinculados con esta noticia

Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Entrega del título de Doctor Honoris Causa a Pablo Carlevaro
Emiliano Vidal. Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Samuel Stern. Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Rodrigo Arocena y Pablo Carlevaro
Entrega del título de Doctor Honoris Causa a Pablo Carlevaro
Entrega de título Honoris Causa a Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Pablo Carlevaro: Doctor Honoris Causa
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
 Título de Doctor Honoris Causa a Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Santiago Mesa. Título de Doctor Honoris Causa Pablo Carlevaro
Entrega de título Honoris Causa a Pablo Carlevaro
 
 

Buscar un artículo

Coincidencia de texto
Categoría en la que fue publicado
Publicado desde
Publicado hasta

Categorías de artículos publicados