Sitio de la Udelar

Miércoles 23 de Agosto de 2017

Noticia seleccionada

Ceretta: «Me resisto a aceptar que los estudiantes dejen la facultad por la sobrepoblación»

Decana de la FIC, Gladys Cereta. Foto: Richard Paiva-UCUR. 12/07/2017 A siete meses de asumir el cargo de decana de la Facultad de Información y Comunicación (FIC), el Portal de la Universidad dialogó con Gladys Ceretta sobre el presente de la enseñanza en la facultad luego de la mudanza al nuevo edificio, los desafíos de su gestión y algunos proyectos a futuro.

Gladys Ceretta obtuvo los títulos de Bibliotecóloga (1979) y Escribana (2002) en la Udelar. Posteriormente completó en la Universidad Carlos III de Madrid (España) una maestría en Investigación en Documentación, un doctorado en Documentación, y un posdoctorado en Investigación sobre alfabetización en información y competencias lectoras.

En 1979 ingresó como docente en el Servicio de Información de la Escuela Universitaria de Bibliotecología y Ciencias Afines (EUBCA), hoy Instituto de Información, donde desde 2014 es profesora titular. Entre 2002 y 2010 fue directora de la Escuela. Actualmente desarrolla tareas docentes en la formación de grado y de posgrado de la FIC, integra el Sistema Nacional de Investigadores y es autora de varios artículos, libros y capítulos de libros. Desde su ingreso a la Udelar, Ceretta ha participado activamente en distintos espacios de cogobierno, tanto en la EUBCA como en la FIC, así como en el proceso de construcción y fundación de la facultad.

¿Cuáles son los principales desafíos y objetivos de tu gestión como decana?
Más allá de los que tenía previstos en mi plan de trabajo –que tienen que ver con cuestiones académicas y de gestión– el primer desafío con el que me enfrenté fue gestionar de la mejor forma nuestra mudanza e instalación en este nuevo edificio donde hoy nos encontramos. Realmente fue un desafío importante porque si bien se proyectaban posibilidades de cómo íbamos a instalarnos, luego la realidad de los hechos nos hizo tomar decisiones sobre la marcha. Estamos trabajando en fortalecer las carreras de grado, más allá de que los planes de estudio son de 2012 y recién están saliendo los primeros egresados. En este momento contamos con aproximadamente 20 docentes con dedicación total en los distintos grados y aspiramos a que sean muchos más, pero tenemos que buscar un equilibrio entre lo que es dedicarse en exclusividad a lo académico y tener contacto con lo profesional. Otro de los aspectos que estamos analizando es cómo se inserta la facultad en el contexto de todo el país. Tenemos algunas experiencias muy concretas en Rivera, Paysandú, Maldonado, Rocha y Tacuarembó. Hay una propuesta para el interior del país sobre cómo puede insertarse la facultad sin que sean las mismas carreras que ya tiene. Eso todavía se está estudiando.

¿Qué proyectos de extensión tienen funcionando actualmente?
Estamos organizados, desde el punto de vista de estructura, en dos institutos: el Instituto de Información y el Instituto de Comunicación. Las tradiciones en extensión de cada uno de los institutos son bien diferentes y lo que se está tratando de hacer ahora es trabajar en forma conjunta, articulada, integrada. Este tipo de proyecto de extensión lo presentan los estudiantes, acaba de cerrar uno de los llamados y hay cuestiones que tienen que ver con el área de la comunicación en lugares específicos, con archivos, con bibliotecas, referidas al trabajo del estudiante en el medio con la supervisión de docentes, por supuesto. Hay en Montevideo y alguno en el interior también. Después tenemos los Espacios de Formación Integral, los EFI, que tienen que ver no solo con los proyectos, sino que también están enmarcados en extensión. La facultad tiene algunos EFI en los que se trabaja en forma conjunta entre las tres carreras de grado.

Con respecto a la mudanza de ambos institutos al nuevo edificio, ¿se ha generado un sentido de pertenencia por parte de los estudiantes?
Para el poco tiempo que hace que estamos en esta nueva casa hemos avanzado muchísimo en eso. Una de las cosas que la facultad tenía en su debe es justamente ese sentido de pertenencia y tratar de construir una cultura institucional que sea de la FIC. En realidad, hasta que nos mudamos estaba funcionando bien desde el punto de vista académico y de gestión, pero físicamente funcionaba en cuatro lugares diferentes. Eso no impidió que se avanzara, por supuesto, pero estar en casas separadas, en lugares que incluso hasta ni eran propicios para llevar adelante algunas cuestiones formativas, evidentemente no permitió generar en esos primeros tres años de creación de la facultad un sentido de integración.

¿Cuántos estudiantes activos tienen en este momento?
En el entorno de los 4500. Este año entraron 1000 entre las tres carreras: Comunicación, Archivología y Bibliotecología. Tenemos un segundo período de inscripción que está abierto y se puede entrar en el segundo semestre a cualquiera de las tres carreras. El número de ingresos de este año se mantuvo en relación con años anteriores, pero había muchísima esperanza de que al tener un edificio nuevo no iba a haber sobrecarga de estudiantes como en el viejo local de Comunicación. Evidentemente es un problema no solo de la facultad, sino del entorno universitario. Pero me resisto a aceptar que los estudiantes dejen la facultad porque están desmotivados por la sobrepoblación, me parece una respuesta que por lo menos yo no la quiero admitir y voy a hacer todo lo posible para que no sea de esa forma. También es cierto que para poder hacer frente a grupos masivos necesitás recursos humanos y para integrar recursos humanos necesitás recursos presupuestales, entonces es un círculo. En ese sentido, estamos llevando adelante una política fuerte para ver si el próximo año podemos tener alguna reestructuración de nuestros recursos humanos que nos permita tener más opciones para los estudiantes y que no signifique estar 800 personas metidas en un lugar donde no entran, estar en el corredor, o tener que escuchar una clase grabada, porque las propias disciplinas que impartimos necesitan del contacto y del diálogo continuo.

¿Cuántos turnos para los cursos tiene un estudiante que ingresa a la facultad?
Dos: matutino y nocturno. Una de las posibilidades es hacer un tercer turno. Eso implica un proceso de ajustes y de romper tradiciones porque nuestros docentes también tienen otras actividades, excepto los que están dedicados totalmente a la facultad, que son muy pocos. La otra alternativa –que en algunos casos ya se ha logrado– es la integración a nivel de grado de las tres disciplinas en cuanto a recursos humanos. Por ejemplo, tenemos dos departamentos de metodología, uno en Información y otro en Comunicación, lo que estamos haciendo es trabajar para tener un solo departamento de metodología que nuclee a todos los docentes del área y que le den clase a todos los estudiantes independientemente de la carrera. Eso va a ayudar mucho porque vamos a tener un núcleo de docentes en número más importante para poder inclusive dividir grupos.

¿La investigación se desarrolla en el Programa de Desarrollo Académico de la Información y la Comunicación (PRODIC)?
En investigación seguimos conservando el PRODIC, pero no tiene un espacio físico. Antes estaba en la calle Rodó y Frugoni donde era fácilmente identificable y funcionaban 8 grupos de investigación que siguen funcionando y son financiados por el PRODIC. El 24 de julio tenemos una jornada de reflexión sobre la investigación donde seguramente van a estar sobre la mesa estas cosas que estoy comentando: cuál es el futuro del PRODIC en este nuevo contexto y qué es lo que queremos para la investigación en la facultad. Mi idea es tratar de seguir potenciando los grupos que se han conformado, pero hay que potenciar otros espacios donde la investigación también se está haciendo.

¿La maestría es parte de ese plan de potenciar la investigación?
La maestría es un ámbito natural de generación de espacios de investigación. Este año comenzó la tercera cohorte y las tres tuvieron una respuesta a la convocatoria muy buena, en cada una entraron entre 40 y 45 personas. También pasa que no todas continúan. De la primera cohorte ya tenemos 8 egresados, que son los primeros magíster que hay a nivel nacional en información y comunicación, lo cual ha sido muy bueno porque durante años tanto Comunicación como Bibliotecología y Archivología no tuvieron posibilidades de hacer posgrados a nivel nacional y los estudiantes tenían que salir al exterior. Ahora tenemos la posibilidad de este posgrado, que es un posgrado conjunto que aborda la información y la comunicación en forma interdisciplinaria e integral. De la segunda cohorte ya hay gente que está prácticamente a punto de presentar su tesis de maestría y la tercera acaba de empezar. La idea es que en un futuro no muy lejano también podamos contar con un doctorado.

¿Tienen previsto crear una maestría de corte profesional?
Se está evaluando, está en el marco de la Comisión Académica de Posgrado. La idea es que ya para el año que viene pudiera haber alguna propuesta. Se está viendo también la posibilidad de diplomas.

¿Qué evaluación hacen sobre el funcionamiento del Plan de Estudios 2012 hasta ahora?
Justamente en este momento estamos en ese proceso. Se realizó una evaluación de la implementación del plan de estudios el año pasado en forma independiente entre las tres carreras. A partir de allí se pudo tener una serie de insumos que están permitiendo en este momento buscar las mejores soluciones para que sobre todo el tema de mallas curriculares y algunas otras cuestiones de gestión académica funcionen en forma más adecuada. No se está trabajando en una modificación del plan de estudios, pero ese insumo que generamos al evaluar cómo se está implementando sin duda será fundamental para saber si ese plan de estudios tiene que ser modificado en tiempo breve.

Hace poco asumieron el cargo los nuevos directores de cada Instituto, ¿qué expectativas tienen para trabajar juntos?
Estoy muy contenta con la designación de cualquiera de los dos: el profesor Daniel Ottado para el Instituto de Comunicación y la profesora Paulina Zafrán para el Instituto de Información. Ambos son docentes jóvenes, muy comprometidos y con trayectoria institucional. Hemos aprovechado que recién ingresaron para comenzar a trabajar con una articulación y una coordinación continua. Tengo fijadas reuniones mensuales con ellos para trabajar juntos, más allá de que los institutos tienen autonomía en cuanto a cómo manejarse es importante que se haga en función de las políticas institucionales. Va a ser muy positivo para el desarrollo institucional.

¿Consideras que desde su creación la facultad ha logrado establecerse como institución a nivel de la Udelar?
Se está trabajando muy bien en ese sentido y en eso me remonto hacia atrás porque hemos seguido avanzando en lo que ya se venía construyendo desde que se creó la facultad. La facultad se ha venido posicionando bien y se nota en los distintos ámbitos de relacionamiento universitario que está bien vista. Tenemos muchísimo vínculo con otras instituciones universitarias que cuando necesitan algo relacionado con la expertise de esta facultad recurren a nosotros y trabajamos conjuntamente. Quizás tenemos que trabajar más a nivel social porque ahí estamos todavía un poquito flojos, pero se va a ir logrando.

Mariana Burgueño
Publicado el lunes 17 de julio de 2017

Recursos multimedia vinculados con esta noticia

Entrevista a la Decana de la FIC, Gladys Cereta. Foto: Richard Paiva-UCUR. 12/07/2017
 
 

Buscar un artículo

Coincidencia de texto
Categoría en la que fue publicado
Publicado desde
Publicado hasta

Categorías de artículos publicados