Sitio de la Udelar

Lunes 20 de Noviembre de 2017

Noticia seleccionada

Inauguración en FHCE de la Cátedra Eugenio Coseriu

Coseriu en la biblioteca de la Universidad de Tübingen.Este jueves 10 de agosto se inaugura la Cátedra Libre de Estudios Humanísticos Eugenio Coseriu, que busca promover los estudios en torno a la obra de una de las máximas figuras de la filología y de la lingüística. Además, Coseriu desarrolló gran parte de su obra durante los 12 años que vivió en Montevideo, a partir de 1950. Quince años después de su muerte comenzará a funcionar esta Cátedra, que es un emprendimiento conjunto de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE) con la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile y la Universidad Nacional de Córdoba.

Coseriu y su obra
Fue «una persona con un saber impresionante, un conocimiento de lenguas asombroso, de una base filosófica impresionante» y también muy exigente, no solo con sus alumnos, sino con todas las personas de su entorno. Así recuerda a su profesor el exalumno de Coseriu Adolfo Elizaincín, integrante de la Comisión Coordinadora de la cátedra, presidente de la Academia Nacional de Letras y exdecano de la FHCE, en diálogo con el Boletín HumanidadES.
«Puso a Montevideo en el mapa de los estudios filológicos del mundo», sentenció, y recordó que antes de la década del cincuenta la lingüística y la filología «eran cosa de aficionados» en Uruguay.

Para explicar al público no especializado la importancia de la obra de Coseriu para la lingüística, Elizaincín sintetiza:
«Fue por un lado superar la corriente inmediatamente anterior, que fue el estructuralismo de los años veinte y treinta, abriendo un campo nuevo en el que se pone como centro del conocimiento lingüístico al hombre hablante y el lenguaje en situación, más allá de las cosas abstractas de los lingüistas que hacen como álgebra de las gramáticas de las lenguas, que también es necesario hacer eso, por cierto. Pero muchas veces cuando hacemos eso nos olvidamos de que quien usa esas cosas tan abstractas son las personas que hablan como estamos hablando nosotros ahora, y que se comunican. Poner al hombre en el centro de esta actividad es uno de sus méritos más grandes. No fue el único. Pero yo diría que partir de ahí, por ejemplo, empieza la sociolingüística.
La gramática es como una lógica del lenguaje, lo otro es más un punto de vista más antropológico, más social, en ese sentido es más humanista.
Y después nos enseñó a razonar de una manera muy especial. Él era muy aristotélico a mi entender. Por ejemplo, recuerdo que en una de sus clases en Alemania, un poco en broma un poco en serio, al empezar un curso nos dice: “bueno, la bibliografía para este curso es Aristóteles y Humboldt”. Él era muy aristotélico en el sentido de reconocer cada matiz de la cosa y tratar de ubicar ese matiz en el contexto en el que existe. La cuestión es darte cuenta de que eso es un matiz.»

La inauguración
El lanzamiento de la Cátedra contará con la participación de académicos de Alemania, Brasil, Argentina, Chile y Uruguay. La actividad comienza el 10 de agosto a las 19 horas con la conferencia «Coseriu, Montevideo y la lingüística del siglo XX», a cargo de Johannes Kabatek (Universität Zürich & Coseriu Archiv, Tübingen) y concluirá el día 11 a la misma hora con la conferencia de Brenda Laca (Université de Paris VIII y Universidad de la República) titulada «Tradición y novedad en el sistema verbal románico».
Todas las conferencias y paneles se realizarán en la Sala Maggiolo de la Universidad de la República (Av. 18 de Julio 1824) son de entrada libre y no se requiere inscripción.

Eugenio Coseriu
Lingüista rumano nacido en Mihaileni (Besarabia; hoy territorio moldavo) el 28 de julio de 1921 y fallecido el 7 de septiembre de 2002 en Tubinga (Alemania). Convertido en un estudioso de renombre internacional por sus grandes aportaciones a la teoría y la historia de la lingüística, muchos de sus trabajos son ya textos clásicos de la disciplina, como Lengua, estructura y funciones, una obra de referencia para docentes y estudiantes de todo el mundo. Formado académicamente en Rumania e Italia, se especializó en lenguas eslavas y románicas y en filosofía. Abandonó su país natal en 1940 y se estableció en Italia como traductor y crítico de arte al tiempo que daba continuidad a sus estudios y escribía una tesis para su doctorado en filología romance (1944) y otra para su posgrado en filosofía. En 1951 se trasladó a Uruguay, donde durante doce años desarrolló un intenso trabajo docente y creativo como profesor de Lingüística General e Indoeuropea, y fue el primer director y fundador del Departamento de Lingüística de la entonces Facultad de Humanidades y Ciencias (fundada cuatro años antes). También publicó en la vieja Revista de Humanidades varios de los trabajos que serían el punto de partida de lo que seguiría desarrollando a lo largo de su vida. Se publicaron por entonces sus obras más conocidas, como Sistema, norma y habla (1952), Determinación y entorno(1957) y Sincronía, diacronía e historia (1958), aunque algunas otras escritas en aquel tiempo todavía continúan inéditas. Después de varias estancias breves en diferentes instituciones académicas europeas, en 1963 aceptó dirigir la cátedra de filología romance de la Universidad alemana de Tubinga, donde ejerció como docente e investigador hasta su muerte. En la década de los años setenta fue también profesor asociado en la Universidad gala de Estrasburgo.


Más información

Programa de actividades

Publicado el domingo 6 de agosto de 2017

Recursos multimedia vinculados con esta noticia

Coseriu en la biblioteca de  la Universidad de Tübingen
 
 

Buscar un artículo

Coincidencia de texto
Categoría en la que fue publicado
Publicado desde
Publicado hasta

Categorías de artículos publicados