Sitio de la Udelar

Sábado 21 de Julio de 2018

Noticia seleccionada

Patentes de Química y Pasteur en busca de nuevos fármacos

Rosina Dapueto, Pia Garat, Carlos Escande, Virginia López y Carlos Batthyány. Patentes de Química y Pasteur en busca de nuevos fármacosInvestigadores de la Facultad de Química y del Instituto Pasteur (IP) de Montevideo están recorriendo los caminos necesarios para patentar un grupo de moléculas que podrían utilizarse como fármacos en la prevención de la hipertensión arterial, la diabetes y otras patologías relacionadas con la obesidad.

El equipo está conformado por Carlos Batthyany, coordinador académico del IP, Virginia López, del Departamento de Química Orgánica de la Facultad de Química, y cerca de diez investigadores y técnicos de ambas instituciones. El grupo comenzó a trabajar en este tema hace unos cinco años con el apoyo de varias fuentes de financiamiento: la Agencia Nacional de Investigación e Innovación, la Comisión Sectorial de Investigación Científica de la Udelar, el Centro Argentino-Brasileño de Biotecnología, entre otros.

López explicó al Portal de la Udelar que se trabajó en «moléculas novedosas», nunca utilizadas con fines terapéuticos, sobre las cuales aún no se puede adelantar detalles. Las patentes «están depositadas hace un año y casi aceptadas; ahora estamos trabajando para desarrollar un pool más grande de moléculas y así tener un portfolio más completo», indicó. Obteniendo las patentes de este grupo de compuestos, los investigadores quedan habilitados para avanzar en los ensayos clínicos requeridos para aprobar el uso de nuevos fármacos.

En este proceso son impulsados por el Centro de Innovación Tecnológica Empresarial y Social (CITES), afincado en Argentina, que realiza una inversión y también apoya «en la regulación de los formatos que nos permitan llegar a los estudios clínicos», indicó López. Este acompañamiento les permitirá alcanzar en unos 18 meses la próxima fase de los ensayos clínicos a realizarse en humanos. Hasta ahora las moléculas se han probado con éxito en la fase de experimentación animal, constatándose su efecto en la prevención de enfermedades cardiovasculares y metabólicas.

Para autorizar el uso de estas moléculas en el tratamiento de humanos resta un largo camino de estudios, primero en personas sanas y luego en pacientes enfermos. «Es necesario hacer tantos estudios clínicos como enfermedades se quiera tratar», informó López. En definitiva cada ensayo con sus diversas fases puede llevar unos diez años y una inversión aproximada de 100 millones de dólares. Cada proceso solamente se aplica a una patología específica.

Una parte importante de los estudios se hará en el IP y otra en la facultad, y más adelante podrá continuar en Argentina u otros países. A medida que avancen las pruebas se incorporarán nuevos inversores, señaló la investigadora. Por el momento la propiedad intelectual es de las dos instituciones, y la mitad de los beneficios que puedan derivar del éxito de estas moléculas como fármacos autorizados, les pertenece.

El IP y la Universidad de la República llevan adelante varios proyectos en conjunto. López explicó que tanto ella como otros docentes universitarios realizan investigación en el IP y desarrollan tareas de docencia y extensión en sus servicios.
Publicado el viernes 4 de agosto de 2017

Recursos multimedia vinculados con esta noticia

Rosina Dapueto, Pia Garat, Carlos Escande, Virginia López y Carlos Batthyány. Patentes de Química y Pasteur en busca de nuevos fármacos
 
 

Buscar un artículo

Coincidencia de texto
Categoría en la que fue publicado
Publicado desde
Publicado hasta

Categorías de artículos publicados