Sitio de la Udelar

Domingo 18 de Agosto de 2019

Noticia seleccionada

Proyecto FHCE Caserío de Filipinas: «Historia de los que no tienen historia»

Monumento «Caserío de los negros», FHCE. El proyecto de investigación que abordó la recuperación de restos materiales y memoria del Caserío de Filipinas, está en sus etapas finales. El Portal de la Universidad de la República (Udelar) habló con José López Mazz, responsable junto con Roberto Bracco del equipo de investigadores del Departamento de Arqueología de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación (FHCE), que llevaron adelante el trabajo.

Las tareas de campo del proyecto comenzaron en julio de 2018 y se desarrollaron en el terreno lindero a la escuela n.º 47 (Juan María Gutiérrez 3475, barrio Capurro de Montevideo). El muro del centro educativo formaba parte del Caserío de Filipinas, edificación amurallada del siglo XVIII donde se alojaba a las personas negras traídas como esclavas de África. Su nombre alude a la Real Compañía de Filipinas, la empresa naviera que los transportaba. Al arribar los barcos en los que llegaban a la costa de Capurro, los españoles mantenían a los negros en cuarentena en el caserío para que se recuperaran del viaje y para evitar que propagaran epidemias a los demás habitantes de Montevideo.

La investigación de la FHCE se concretó a partir de un convenio firmado entre la Udelar y la Intendencia de Montevideo (IM). A través de este proyecto además del rescate material de los restos de la construcción, se apoyó la reforma del Parque Capurro y se contribuyó a la instalación de un lugar de memoria para los uruguayos, del que la comunidad afro uruguaya pueda apropiarse por su gran significación histórica.

Recuperar la historia
López Mazz hizo un raconto de las actividades que el equipo de investigadores realizó en el trabajo de campo, entre ellas dejar al descubierto las partes originales en varios fragmentos del muro y de acuerdo a su estado de conservación, evaluar cuáles merecían ser recuperadas y restauradas. El investigador aclaró que para el proceso de restauración, por su complejidad, se pidió asesoramiento a dos docentes de la Facultad de Arquitectura de la Udelar especializados en esta área.

Difusión de los hallazgos
En lo que tiene que ver con la difusión y visibilización del lugar, el investigador explicó que se hizo un enjardinado frente a los fragmentos de muro restaurados y se colocó un monumento en conmemoración a los hechos históricos que se sucedieron en el Caserío. En este sentido informó que en octubre de 2018 con motivo del día del patrimonio, hubo visitas guiadas por el lugar y ese mismo año se realizaron actividades con alumnos de la escuela n.º 47.

Para terminar de acondicionar la zona y con el objetivo de que los visitantes comprendan lo que están viendo, resta la colocación de dos carteles que muestran cómo era el Caserío. Agregó que se maneja la idea de colocar un cartel informativo más, en la esquina de las calles José María Gutiérrez y Capurro donde actualmente hay una garita de policía, con el fin de que los vecinos del barrio integren el lugar, «para que no quede de espalda al barrio mirando a la bahía».

Tareas finales
A la fecha una de las actividades que queda por hacer es excavar un aljibe que se encontró en lo que era el predio del Caserío. Para ello tienen que coordinar con las autoridades de la escuela nº 47 porque está ubicado en la puerta de la institución, refirió López Mazz.

El investigador dijo que otro de los trabajos que restan del proyecto y en el que el equipo se encuentra trabajando en estos días, es el análisis de los materiales que se encontraron en las excavaciones (pipas, cerámicas, vidrios). López Mazz resaltó el valor de estos hallazgos: «es una muestra muy interesante de la vida cotidiana en el Caserío». Añadió que una vez finalizada esta tarea de análisis, con el informe que el equipo de investigadores elaborará, se hará una publicación.

Custodia de los materiales
López Mazz explicó que el material físico encontrado en las excavaciones está a disposición de la IM con la perspectiva de exhibirlo en alguno de los museos municipales. Existe además la posibilidad de que en el salón que se encuentra al finalizar las escaleras de la plaza Capurro, se acondicione un espacio cultural y los materiales hallados en las excavaciones se exhiban en vitrinas allí.

Herramienta de democratización
El investigador señaló la importancia del proyecto: «el tema desde el punto de vista histórico es interesantísimo, hay sectores sociales que participaron de manera muy activa de la construcción del Uruguay como nación y sin embargo vas a los libros de historia y nadie habla de ellos, están invisibilizados, la única manera de hacer la historia de los que no tienen historia, es justamente a través de este tipo de trabajos».

En este sentido para López Mazz esta investigación se convierte en una herramienta de democratización: «Si bien nosotros nos independizamos hace 200 años, descolonizarnos lleva un poquito más de tiempo; gran parte de nuestra historia ha estado escrita con ojos españoles de la época de la colonia, con los que no se ve al esclavo más que como una mercadería o una fuerza de trabajo». El investigador señaló que el relato histórico oficial uruguayo habla de los inmigrantes vascos y gallegos, pero no de los negros que tuvieron un peso tan importante en la construcción de una parte de nuestra historia. «Un país no solo tiene que tener una actitud integradora como demanda la legislación internacional, sino operaciones de revisión histórica», finalizó López Mazz.

Ver noticia relacionada
Publicado el viernes 10 de mayo de 2019

Acceder a la noticia en formato de audio

Recursos multimedia vinculados con esta noticia

Monumento «Caserío de los negros», FHCE. Muro «Caserío de los negros», FHCE
 
 

Buscar un artículo

Coincidencia de texto
Categoría en la que fue publicado
Publicado desde
Publicado hasta

Categorías de artículos publicados