Sitio de la Udelar

Miércoles 13 de Noviembre de 2019

Noticia seleccionada

Avanza creación del Instituto de Acreditación y Evaluación de la Educación Terciaria

El Parlamento dio media sanción al Proyecto de Ley de Creación del Instituto de Acreditación y Evaluación de la Educación Terciaria (INAEET), un texto redactado con el acuerdo de todos los actores de la educación terciaria y el Ministerio de Educación y Cultura (MEC). Este proyecto fue considerado y aprobado el miércoles 30 de octubre por la Asamblea General del Claustro (AGC).

El texto fue presentado ante la AGC por los integrantes del Grupo de Trabajo de Acreditación (GTA) para la elaboración del proyecto, en representación de la Udelar: Miguel Serna, Cecilia Fernández, Panambi Abadie, Roberto Kremer y José Passarini. En la presentación también participó el rector Rodrigo Arim.

Kremer explicó las etapas del «largo camino» hacia este proyecto de ley, cuya elaboración finalmente se realizó este año luego de que el MEC convocase al GTA en 2018. La idea de crear en Uruguay una agencia nacional a cargo de la acreditación de instituciones y carreras de educación terciaria tiene ya varias décadas, y si bien años atrás se promovieron iniciativas para concretarla —una Agencia para la Promoción y el Aseguramiento de la Calidad de la Educación Terciaria Privada (APACET) en 2010, y el Instituto Nacional de Acreditación y Evaluación de la Educación Terciaria (INAEET) en 2014—, no prosperaron.

En nuestro país el antecedente más directo de un insituto de estas características es una comisión ad hoc creada por decreto del Poder Ejecutivo en 2008, con la finalidad de actuar en el sistema de acreditación regional de Mercosur denominado ARCU-SUR y representar al país ante la Red de Agencias Nacionales de Acreditación (RANA). Se trata de un organismo honorario integrado por cinco miembros: dos representantes del MEC, dos de la Udelar y uno del Consejo de Rectores de las Universidades Privadas. No cuenta con presupuesto ni con recursos técnicos asociados. La comisión ha trabajado en la acreditación con valor regional de diferentes carreras, pero no de instituciones.

Abadie aclaró que la Udelar siempre participó de las comisiones ad hoc en procesos de acreditación de carreras ARCU SUR así como también en la arquitectura de los sistemas regionales; además «ha estado todo el tiempo involucrada en la discusión acerca de una institucionalidad» para la acreditación terciaria, señalando sus posturas al respecto. Destacó que en todo ese proceso el profesor Álvaro Díaz, ex decano de Facultad de Agronomía, ex presidente de la AGC y también del Consejo Consultivo de Enseñanza Terciaria Privada, «se puso el trabajo al hombro».

Al igual que los demás miembros del GTA, Abadie destacó que varios países latinoamericanos tienen agencias de acreditación terciaria nacionales desde hace décadas, y en el mundo existen algunas que son centenarias. El retraso de Uruguay para crear la suya lo coloca en situación de desventaja, explicó. También resaltó que este proyecto establece que las acreditaciones serán voluntarias en todos los casos, algo que «es vital», en la experiencia de ARCU SUR «después vemos que todos quieren participar», agregó.

Serna comentó algunos detalles del trabajo realizado, señalando que el principal objetivo de la acreditación en la educación terciaria es mejorar la calidad del sistema. Respecto al primer punto del proyecto, indicó que en su redacción la Udelar procuró dejar constancia de la importancia de la autonomía académica y de que se debe considerar a la educación como un bien público social.

El proyecto también establece cuál será la integración del Consejo Directivo del INAEET: cinco de sus nueve miembros representarán a las instituciones terciarias públicas, otros tres serán propuestos por las privadas y otro por el MEC. Luego el texto detalla los cometidos de la nueva entidad y cuáles serán sus fuentes de financiamiento: las de carácter ordinario provendrán del Presupuesto Nacional.

Tanto Serna como otros integrantes de la mesa atendieron especialmente algunos artículos del proyecto: sobre el número 15, que refiere a los criterios, indicadores y estándares de calidad, destacó que los criterios se basan en la actuación de evaluadores pares. Dijo que se establecerán parámetros mínimos y estándares de calidad superior. Con relación al objeto de la acreditación, dijo que es muy amplio: el INAEET podrá evaluar instituciones, carreras terciarias o universitarias, y también partes de instituciones (facultades, unidades académicas, etcétera).

Independencia y garantías
Passarini destacó la importancia de que las instituciones se presenten voluntariamente a las acreditaciones. Estos procesos tienen varios efectos positivos, como ejemplo señaló que para postular a una acreditación ARCU SUR se debe realizar primero una auto evaluación, de esa manera se abre un proceso de mejora para luego tener la visita y valoración de evaluadores pares. Para ARCU SUR estos son referentes del exterior en las áreas académicas y carreras que corresponden en cada caso, y el proyecto de ley del INAEET los define como expertos destacados reconocidos en la comunidad científica, académica y profesional. Las instituciones ingresan así «en un proceso de mejora continua», y normalmente años después procuran reacreditar.

La integrante del GTA y prorrectora de Investigación de la Udelar Cecilia Fernández, comentó que el proceso de redacción del proyecto fue «corto e intensivo», comenzó en febrero y culminó a fines de mayo. Los puntos más discutidos fueron los relativos a la persona física de la nueva entidad, a la integración del Consejo Directivo, y a los mecanismos de impugnación de sus resoluciones. Valoró las propuestas que alivianaron el proyecto, excluyendo aspectos que podrán tener una definición y reglamentación posterior. Destacó que el Parlamento lo recibió el 4 de setiembre, allí obtuvo comentarios elogiosos; legisladores de todas las bancadas manifestaron la voluntad de que fuera aprobado a la brevedad, acotó.

Por su parte el rector aclaró que pidió especialmente poder estar en en esta AGC para participar de la mesa y agradeció el trabajo del equipo. Hizo referencia a aspectos «políticos-institucionales en donde acordamos con la delegación los que deberían ser elementos cruciales para avanzar en un proyecto de esta naturaleza» y en los que la Udelar tuvo importantes aportes, tal como mencionó Serna.

El primer elemento en el que la Udelar hizo hincapié «fue la dependencia funcional con respecto al MEC y en particular con el Poder Ejecutivo» señaló Arim. Ya que «en el proyecto original se planteaba tener un servicio desconcentrado al Poder Ejecutivo, lo que genera en el ordenamiento jurídico uruguayo algunas dificultades», señaló. Desde la Udelar se entendía que esta forma jurídica no ofrecía el grado de independencia imprescindible para que el organismo operara con autonomía y desvinculación de injerencias políticas. «Los mecanismos de impugnación terminan siendo un ámbito de decisión política partidaria, y eso está sujeto a la captura de los lobbys de las diferentes instituciones», agregó Arim.

Luego de un proceso de consultas jurídicas y de negociación, se logró que se aceptara la figura propuesta por la Udelar: la persona pública no estatal. Para Arim ésta «garantiza la autonomía institucional y la independencia de intervención política». «Cualquier mecanismo de acreditación tenía que quedar fuera de la órbita del poder ejecutivo» indicó, y aclaró que «ésta es la única figura jurídica que evita que los mecanismos de impugnación fueran resueltos por el poder político» y se evita «quedar bajo la órbita del poder político circunstancial». Se refirió también a la incidencia que tuvo la opinión de la Udelar con respecto a la integración del instituto.

Arim mencionó que había una posición original de las universidades privadas sobre los mecanismos de impugnación de las resoluciones del INAEET «podrían no ser reversibles». Dichos actores propusieron un procedimiento especial para la impugnación de las resoluciones de no acreditación incluyendo la consulta preceptiva a un panel de expertos y la exigencia de mayorías especiales para apartarse del dictamen del panel de expertos.

Finalmente se acordó aplicar el sistema de impugnación común de las personas públicas no estatales previendo que, si la resolución impugnada tuviera por objeto la desestimación de la acreditación, el Consejo Directivo del INAEET deberá requerir del dictamen de un panel de tres expertos a modo de asesoramiento no vinculante, por lo que puede apartarse del mismo sin requerir mayorías especiales para ello.

«Estos elementos son importantes porque no estaban en el diseño original y fueron incorporados por esta delegación de la Udelar» en el GTA, remarcó el rector y sostuvo que «este es un mecanismo más garantista desde su ubicación e institucionalidad».

Agregó que desde el punto de vista internacional esto también «es muy importante» porque «hay otro tipo de agendas que la Udelar va a comenzar a discutir, como por ejemplo, el tema de la reválida y el reconocimiento de títulos». En este sentido, sostuvo la relevancia de «que el país tenga una agencia técnica y especializada donde la Universidad de la República tiene una influencia relevante para discutir estos procesos». «Es una discusión que se está consolidando en la región y en el mundo y en las políticas públicas uruguayas tienen una debilidad importante» remarcó al referirse a la importancia de esta creación. La AGC aprobó el proyecto de ley presentado por amplia mayoría.

Descargar Proyecto de Ley de Creación del INAEET
Publicado el lunes 4 de noviembre de 2019

Acceder a la noticia en formato de audio

Recursos multimedia vinculados con esta noticia

 
 

Buscar un artículo

Coincidencia de texto
Categoría en la que fue publicado
Publicado desde
Publicado hasta

Categorías de artículos publicados